25 oct. 2012

Las ventajas de ser invisible / The Perks of being a Wallflower, de Stephen Chbosky

Amigos y amores

Miguel Cane



No es poco común que una novela de éxito sea adaptada al cine, tampoco lo es que el guión corra a cargo de su autor –esto a veces tiene resultados desiguales, hasta al mismo Stephen King le ha sucedido– pero lo que sí es una rareza, es que el autor haga las veces de director de la cinta y que ésta no solo sea una adaptación fiel, sino que además sea una buena película.



El caso de Las ventajas de ser invisible es excepcional en ese sentido: Stephen Chbosky publicó su novela epistolar hace doce años y vio cómo se convertía en una de las narraciones dirigidas a los lectores jóvenes más perdurables y queridas de su tiempo, siendo un best-seller que hasta la fecha se mantiene en diversas listas. Que un estudio confiara en él para realizar la película de su libro, no sólo es un logro personal, es también una muestra de que hay maneras de hacer cine enfocándose más en narrar la historia que en los efectos o las atmósferas, o incluso en las estrellas.



Charlie (Logan Lerman) es un quinceañero que vive en Pittsburgh y que pasa inadvertido en su primera semana de clases en la prepa. Está acostumbrado a ser “invisible”, dada su timidez y otros aspectos de su psicología que se harán aparentes. Las cosas cambian al conocer a Sam (Emma Watson, que trasciende la imagen de la saga de Harry Potter) y Patrick (Ezra Miller, la revelación de Tenemos que hablar de Kevin), unos excéntricos y brillantes hermanastros que están en último año, y se convierten en sus protectores, ayudándolo a salir de su crisálida para acercarse al mundo y a perder el miedo –esto incluye cruzar un túnel a alta velocidad oyendo a David Bowie– además de encarar realidades sobre él.



Lo que podría ser una cinta juvenil sin importancia trasciende al medio, al tocar temas como el amor, la pérdida, la homosexualidad, la enfermedad mental y el abuso, con una mirada esperanzada y optimista. Chbosky hace un trabajo estimulante como director (nadie conoce mejor a estos personajes que él) y su elenco cumple con creces.



Los privilegios de ser invisible es una rareza: una película que no es condescendiente, que se entrega al espectador y lo hace partícipe de su naturaleza agridulce. No deja indiferente a nadie, y su efecto es perdurable. Probablemente, como El Club de los Cinco, sea una película cuya influencia perdure en generaciones de adolescentes, a través de los años.



Las ventajas de ser invisible / The Perks of being a Wallflower
Con Emma Watson, Logan Lerman y Ezra Miller
Dirige: Stephen Chbosky
EU 2012


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares