6 sept. 2012

Buscando un amigo para el fin del mundo / Seeking a friend for the end of the world, de lorene Scafaria

Juntos ante la Catástrofe

Miguel Cane



El anuncio de que un asteroide llamado Matilda está por impactar el planeta Tierra, provoca las más diversas reacciones en la población; donde algunos deciden abandonarse a las cosas que nunca se atreverían a considerar en su vida normal (a una “fiesta del fin del mundo” alguien lleva heroína como droga recreacional, por ejemplo). En este marco satírico y muy, muy negro, encontramos a Dodge Petersen, un vendedor de seguros (Steve Carell) a quien su mujer abandona de repente y cuya vida rutinaria se va transformando aún si él no quiere (esto es algo que le queda más que claro cuando trata de explicarle a su empleada doméstica que no necesita ir a trabajar a su casa; el que ella se aferre a su rutina como una manera de lidiar con el pánico bajo una semblanza de normalidad es algo a lo que él se verá obligado a renunciar).



En medio de este caos surrealista, se cruza en su camino Penny Lockhart (Keira Knightley), una joven inglesa que vive en su edificio, cuya relación con un tipo ególatra se colapsa – como el resto de la sociedad – y que está deprimida al no poder regresar a Inglaterra para ver a su familia nunca más.

Sin proponérselo, Dodge y Penny inician un éxodo juntos: él para buscar reunirse con un amor perdido en la juventud y ella, porque no tiene otra persona en quién interesarse. Su odisea, por turnos hilarante y desoladora, revela poco a poco, en medio de situaciones absurdas y a veces sorprendentes, la naturaleza no sólo de los personajes si no del mundo que los rodea, tal como es, sin los artificios de la ¨civilización”.



Su encuentro con diversos tipos de personajes, lo mismo entrañables que esperpénticos durante su trayecto, hace que éste sea una especie de híbrido entre Melancolía de von Trier, los célebres road movies de los 60 y los célebres relatos de Canterbury de Chaucer.

Carell y Knightley hacen que el ritmo narrativo fluya con naturalidad, si bien conforman un dueto extraño (él es obviamente más de veinte años mayor y entre ambos no hay la química elemental en las comedias románticas – como entre Hugh Grant y Julia Roberts, por ejemplo... pero es que en realidad ésta no es una comedia romántica. Al menos no en el estricto sentido de la palabra) y hacen que la situación inverosímil atrape la atención del espectador y que éste se sienta interesado por lo que pueda pasarles.

Aderezada por apariciones de diversos actores conocidos en pequeños cameos (William Petersen y Martin Sheen, por ejemplo), Buscando un amigo para el fin del mundo, aprovecha todos sus elementos y se deja ver como un intento poco convencional de hacer un tipo de cine que uno ya no creía posible: la comedia anárquica y ácida (como Week-end, de Godard) que es mucho más aguda e inteligente (¡y compasiva!) de lo que se puede esperar al conocer la premisa.

Una banda sonora excelente redondea un filme logrado, ameno y también triste, pero que extrañamente hace que uno abandone la sala con una sensación, quizá inapropiada, pero bienvenida, de esperanza.

Buscando un amigo para el fin del mundo / Seeking a friend for the end of the world
Con Steve Carell, Keira Knightley y Martin Sheen
Dirige: Lorene Scafaria.
EU/Reino Unido 2012.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares