16 ago. 2012

Pacto, El / Fuera de la ley / Seeking justice, de Roger Donaldson

Claudi Etcheverry



Will Gerard es un correctísimo profesor de arte dramático que lleva una vida normal entre su casa y su instituto, pero un brutal ataque a su mujer cambia su percepción de la vida. Durante la convalecencia de su esposa y con el impacto fresco de semejante atrocidad –que parece todo un fresco en cara de la chica gracias a un maquillador de aúpa– el profesor Gerard recibe la visita de una persona extraña que se ofrece a saldar aquella barbarie fuera de los canales de la justicia ordinaria, asegurándole que la impunidad será regla otra vez gracias a la ligereza con que jueces y policías juzgan este tipo de delincuentes, y que el sistema devolverá al agresor a las calles para que siga cometiendo más actos de esa especie. Aunque duda, su deseo de venganza se impone frente a su sensatez como ciudadano, y da las pistas para que esa acción que le prometen se lleve a cabo a cambio de alguna contraparte en el futuro. No le aclaran cuál será esa contraprestación ni cuándo, ni tampoco en qué consiste el correctivo que aplicarán para el violador de su mujer. Como es dable, la trama se adivina de entrada.



En general, podemos decir que hay dos clases de mentiras: las cosas que no son ciertas, y las estadísticas. En cine, en cambio, hay tres clases de películas: las buenas, las malas, y las de Nicholas Cage Coppola.



Este sobrino de Francis Ford Coppola tiene un rasgo raro que al final te hace disculparle tanto si mete demasiadas chispas (recordemos la verbena final incendiaria de Cara a cara (Face / Off) con un John Travolta haciendo de malo malísimo); disculparle demasiadas angustias (así era de agobiado su papel en El señor de la guerra); demasiada sangre (como en el archipiélago de coágulos en Vampire’s kiss); o cuando opta por verdaderos ríos de almíbar (encharcados hasta la diabetes con Bridget Fonda en It could happen to you). Nicholas Cage tiene una clara tendencia al desborde y la exageración, y no se conforma con pequeñas pinceladas. Necesita que quede claro que para sufrir, él y solamente él, y siempre se mete en papeles a brochazos que son una mezcla de héroe involuntario, sufridor impenitente, y derrotado sentimental a quien después de todas sus desgracias en la cinta, el espectador no puede sino disculparle con todos sus excesos o por todas sus heridas y alargarle una venda si sangra, una manta de prefectura marítima si está mojado, o una taza de caldo si lo ves aterido de frío. En las de acción, es de puro milagro que no quede para el banco de órganos. Si fuera argentino, Cage sería un galán de tangos dejándose la piel en cada verso.



El pacto está cortada con esa misma tijera, y un apacible profesor se ve arrastrado a un vórtice de violencia por una especie de secta justiciera que al final se revela con sus propios objetivos, por supuesto, nada altruistas. Tras algunas cavilaciones, Cage se sacude el compromiso y emerge entre el bien y el mal donde corresponde como adalid del lado que toca. Uno ve la construcción, descubre la trama, disculpa las manipulaciones, entiende que es una de entretenimiento, agradece la buena iluminación y montaje, sabe que sus mohines tristones con carita de cocker son de catálogo y se va a casa con el saldo a cero, porque nadie entra a buscar una obra maestra sino una de Nicholas Cage, que no da más de lo que ofrece en taquilla, pero al menos no falla. No hace filosofía, no trascendentaliza, no se pone ni beato ni cabrón, y deja conformes a dioses y a diablos. Al final, te saca por la puerta sin dejarte nada atrás después de cumplir con lo que uno sabía que iba a encontrar, ni más, ni menos. Las cintas de Nicholas Cage dan cero grado en el termómetro del alma, a lo cual podríamos entender como ni frío, ni calor. Pero en esta época de tantas promesas incumplidas, es casi para dar gracias al cielo.

Pacto, El / Fuera de la ley / Seeking justice.
Director: Roger Donaldson.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Con Nicholas Cage, January Jones y Guy Pearce.

Opiniones y pareceres a c.etcheverry@coac.es

© 2012 Claudi Etcheverry, Sant Cugat del Vallès, Catalunya, Espanya-España.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares