9 feb. 2012

El espía que sabía demasiado / Tinker Tailor Soldier Spy, de Thomas Alfredson

Espionaje de alta escuela

Miguel Cane



Con una atmósfera lograda que rinde homenaje a los clásicos thrillers de espionaje de los 60 y 70, esta película de Tomas Alfredson (Déjame entrar) es una de las mejores muestras de este género que además trata al espectador y a la historia con inteligencia. Dentro de esta cinta magníficamente concebida, ambientada, que tiene una atmósfera impresionante y que resulta completamente absorbente se encuentra además una formidable actuación de Gary Oldman.




En 1964 un operativo del servicio de inteligencia británico MI6 se retiró para ser escritor a tiempo completo. Bajo el pseudónimo de John Le Carré, el cual seguiría utilizando posteriormente, el autor ya había dado vida a uno de sus protagonistas más icónicos llamado Geoge Smiley. Este espía de la guerra fría es el protagonista de cinco de sus novelas y un personaje secundario en un buen número de otras. Frío, hermético, inteligente y altamente observador, Smiley ya había conocido una gran encarnación a través del enorme Alec Guinnes en dos notable miniseries de la BBC. Gary Oldman vuelve a darle vida de forma soberbia.



En El espía que sabía demasiado (quizá lo único atroz de la película sea su título en español) no hay explosiones, tiroteos ni persecuciones, todo sucede en conversaciones, deducciones e investigación. Quien adore las películas de misterio se sentirá ampliamente compensado. El filme sigue a su protagonista mientras intenta averiguar quién es el traidor en lo más alto de los servicios de inteligencia británica y obliga al espectador a deducir con él y a prestar atención a los detalles. Todo es sutil e importante en esta historia. Alfredson consigue una cinta magníficamente ambientada y con un tono impresionante: sobrio, ajustado, fríamente tensionado y a la vez algo melancólico, difícilmente se puede crear una atmósfera en película de espías de la guerra fría mejor que la que ofrece el filme. Con un aspecto de ritmo pausado pero lleno de tensión, la película presenta una absorbente trama de una forma que hace del filme un ejercicio fascinante.

Todo gira en torno a Gary Oldman y su perfecta interpretación, creando no sólo la coraza emocional que tiene Smiley sino dejando ver de forma casi imperceptible todo un bagaje detrás de sus ojos. Alfredson sabe del peso que está aportando en cada escena y nunca hace un esfuerzo en alejar la cámara de Oldman, apoyado por una espléndida compañía que incluye a Ciarán Hinds, el enorme Colin Firth. Tom Hardy, John Hurt, Mark Strong, Benedict Cumberbatch y Toby Jones.

Con los intérpretes que tiene y dada la calidad de esta película, es una pena que no sea una miniserie ya que hay material de sobra para volver a hacer una. Se podría seguir viendo durante horas a este Smiley.

El necesario recorte narrativo puede dar la sensación de que muchas cosas se dan por sentadas y ni se explican pero todo está perfectamente medido en la película, sumergiendo así al espectador en este particular mundo de la guerra fría con toda la inteligencia y realismo posibles. Un estreno de calidad innegable.

El espía que sabía demasiado / Tinker Tailor Soldier SpyCon Gary Oldman, Tom Hardy, John Hurt, Mark Strong, Benedict Cumberbatch, Ciará Hinds, Toby Jones y Colin Firth.
Dirige: Thomas Alfredson
Reino Unido 2011


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares